Loading...
Home / Colombia / ¿Se convertirá Petro en un Hugo Chávez para Colombia? o ¿Solamente lo admira? (+DETALLES)

¿Se convertirá Petro en un Hugo Chávez para Colombia? o ¿Solamente lo admira? (+DETALLES)

Cuando los colombianos elijan a su presidente el 17 de junio, mucho más estará en juego que quién ocupará la Casa de Nariño durante los próximos cuatro años. El renacimiento de Colombia como un país estable y productivo económicamente, la paz interna y externa, el futuro del Plan Colombia, y la asociación estratégica con los Estados Unidos cuelgan en la balanza. Eso se debe a que los votantes enfrentan a quizás la opción ideológica más clara en la historia de la Colombia moderna.

Por un lado, está el senador Iván Duque, demócrata toda su vida, defensor del libre mercado y de las libertades individuales, la única fórmula para construir un país exitoso. Por el otro, Gustavo Petro, un ex guerrillero del ahora disuelto M-19, una vez depuesto como alcalde de Bogotá, y anteriormente (según él) admirador del difunto autócrata socialista venezolano Hugo Chávez.

Las encuestas de opinión identifican a la economía, corrupción, desempleo, salud y educación como los temas más importantes. Pero otros dos hechos forman un telón de fondo: el controvertido acuerdo de paz de 2016 con el grupo narcoterrorista conocido como las FARC, y el total colapso de la vecina Venezuela.

El acuerdo de paz con las FARC polarizó al país. No es que los colombianos no quisieran la paz después de cinco décadas de guerra, que costó unos 220,000 muertos y 7 millones de desplazados; es que muchos creían que las FARC, que son despreciadas por la mayoría de los colombianos, recibieron demasiadas concesiones para desmovilizarse y desarmarse.

La gran mayoría de los colombianos continúa oponiéndose a la indulgencia hacia los líderes de las FARC por sus crímenes contra el pueblo colombiano, incluyendo un sinnúmero de asesinatos, reclutamiento forzado de niños, secuestros y violación sistemática, y narcotráfico. Duque ha dicho: “Es inaceptable que los jefes de las FARC que actualmente tienen inmunidad por crímenes de lesa humanidad no rindan cuentas. Deben decir la verdad sobre lo que hicieron, deben compensar a las víctimas y deben ir a prisión”. Petro, por su parte, apoya firmemente el acuerdo de paz sin modificaciones.

El segundo fantasma que acecha las elecciones es la Venezuela socialista, cuyo derrumbe económico y social ha provocado que más de un millón de venezolanos huyan al otro lado de la frontera, escapando de la hiperinflación, la escasez de alimentos y una brutal represión, y causando una gran crisis transfronteriza para Colombia.

La ruina venezolana es un recordatorio diario a los colombianos del daño que puede causar un gobierno populista radical. Las encuestas muestran que el 58 por ciento de los colombianos teme que su país pueda seguir el camino de Venezuela. Mientras tanto, Petro, quien había señalado su admiración por Chávez, ahora se distancia de Maduro, el sucesor chavista.

En el 2003 Gustavo Petro se presentaba como uno de los asesores principales de Chávez en lo que Petro llamó el “neopopulismo”. En el 2006 seguía firme apoyando a Chávez y respondió a la pregunta de la revista Colombia Ganadera si era cercano a Chávez:

“¿Y cuál es el pecado?” “Si es que Chávez está haciendo lo que el M-19 quería hacer”.

Quizás por eso los seguidores de Petro asistieron a sus mítines con banderas de la antigua Unión Soviética, con la hoz y el martillo, o el logo de su antiguo grupo guerrillero, el M-19. Esas banderas nos deben recordar a otro vecino izquierdista que prometió libertad y produjo tiranía: “No somos comunistas… Hay algunos elementos comunistas en el gobierno, pero su influencia es nula. Yo no estoy de acuerdo con el comunismo. Cuba no expropiará propiedades privadas extranjeras y buscará, al contrario, inversiones adicionales” – Fidel Castro Ruz, Declaración a la prensa de Washington, abril de 1959.

Estados Unidos no es un espectador desinteresado en las elecciones de Colombia. Desde principios de la década de 2000, los Estados Unidos han proporcionado $10 mil millones para apoyar la guerra contra el narcotráfico y el terrorismo en Colombia. Y queremos continuar siendo amigos de una Colombia democrática y próspera, no de otra dictadura con una destrozada economía como Venezuela o Cuba, dirigida por otro izquierdista.

Petro ha llamado la asistencia estadounidense “una ayuda que no ha servido”. No es difícil vaticinar que una presidencia de Petro significaría un revés a la estrecha alianza económica y estratégica entre nuestros dos países, y una menor cooperación en temas de mutua prioridad, como el narcotráfico, la guerrilla y la amenaza del colapso en Venezuela.

Si gana Duque, comenzaría su mandato con la amistad de la democracia más grande de la región. Significaría que Colombia continuaría la tendencia regional de alejarse del populismo izquierdista que ha causado tantos estragos. Y no tendría Colombia que preocuparse por la repetición de un caudillo que diga algo como esto:

“¿Usted está dispuesto a entregar el poder después de cinco años?”

“Claro que estoy dispuesto a entregarlo”, contestó. “Yo he dicho que incluso antes… si, por ejemplo, a los dos años yo soy un fiasco, un fracaso, o cometo un delito o un hecho de corrupción, o algo que justifique mi salida del poder, yo estaría dispuesto a hacerlo”. – Hugo Chávez, entrevistado por Jorge Ramos, Univisión, 6 de diciembre de 1998.

Loading...

About Yass Yass

Check Also

Japón le crea GRANDES problemas a Colombia luego de este TRÁGICO final (+DETALLES)

Japón oscureció el panorama de Colombia en Rusia 2018 después de imponerse en Sarank por …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *